Carta oberta a Maria Herrero

Tot seguit podeu llegir una carta oberta a Maria Herrero de Calanda, diputada pel PAR a les Corts d’Aragó. El dijous 8 d’octubre va ser la veu del PAR a la sessió de presa en consideració del projecte de la Llei de Llengües. El que va dir no m’agradà ni gens ni mica, per això li dic algunes cosetes en el meu escrit. Com veureu en la carta, li tutejo, perquè la conec, som de pobles veïns i desitjo treure’n ferro a les meues paraules,    Amb tota la bona fe, al Director del Diari de Teruel no li semblà  prou adient el tractament, per la qual cosa va introduir el “vostè”. Algunes expressions meues prenen un efecte diferent amb el canvi. (Adjunto el PDF del diari). En breu publicarà també la carta La Comarca d’Alcanyís.

“Carta abierta a María Herrero

(Diputada por Teruel en las Cortes de Aragón)

He leído prácticamente toda tu intervención del jueves día 8, sobre la toma en consideración de la proposición de la Ley de Lenguas propias de Aragón. De entrada, no puedo menos que decirte que me has  decepcionado profundamente, si la trascripción que he leído se ajusta a lo dicho por ti. No esperaba el discurso que hiciste. Dijiste obviedades tales como: “Estamos discutiendo una proposición de ley y eso significa que no hay una Ley de Lenguas y modalidades lingüísticas de Aragón”. “Si no hay una ley es por una razón y no por otra cosa” ¿Te quedarías descansada  después de la frasecitas, no?

A mi me pareció que te metiste en un lío de cuidado cuando hablaste “de que socialmente no hay unidad de criterio”, “le pueden llamar criterios filológicos”. “Y no voy a entrar aquí en por qué o por que no decimos eso, le pueden llamar criterios filológicos, sí, y hay otros criterios, científicos también como puede ser la historia o la sociología”. “También en la psicología o la psicolingüística” No lo entiendo, debo estar muy obtuso, que quieres que te diga.

Hablaste de “lenguas y modalidades lingüísticas propias”, de “pluralidad lingüística”, de “dos realidades lingüísticas”, de que “esto no significa que estemos hablando de 120 lenguas en Aragón” y “no voy a entrar en lo que es una lengua o un dialecto”. Pues mira, bien te iría que dedicases un tiempo a la distinción del qué es una lengua, una modalidad lingüística o un dialecto. Dices que en Aragón no hay 120 lenguas, ¿hay acaso 119? Supongo que vuestros asesores, filólogos y lingüistas eminentes, las tendrán inventariadas después de sus profundos estudios. Mira, diputada: si tomas la Ley del Patrimonio Cultural Aragonés podrás leer que: “El catalán y el aragonés, lenguas minoritarias propias, en cuyo ámbito están comprendidas las diversas modalidades lingüísticas…” ¡No me dirás que no te ahorrarías trabajo, asesores y mals de cap si aceptases esta sencilla afirmación! Por cierto y como bien sabes, las leyes, si están en vigor, se han de cumplir. Te ayudaría mucho al respecto que te leyeses también el Dictamen de 1997 de las Cortes, de las cuales formas parte con todos los derechos y obligaciones, sobre el tratamiento del catalán y el aragonés. De alguna de tus frases se desprende que los criterios de todos los filólogos, lingüistas, escritores, académicos, la RAE, etc. no te ofrecen credibilidad suficiente. Y lo que es peor, los equiparas a los inventos de integristas, aculturizados o politizadores de nuestras lenguas. Esto te pasa por tener malas compañías dentro de tu partido. Conozco también a algunos compañeros municipalistas que están en las antípodas.

Fíjate, diputada,  si en Aragón hubiera 119, 118, o solamente 100 lenguas, que mal lo tendríais en tu partido, y en algún otro, para dar cumplimiento al artículo 3º, apartado 2º, de la Constitución Española, que dice: “que las otras lenguas españolas serán también oficiales en las respectivas comunidades Autónomas…”. ¿No crees que con tres ya vale?

Una cosa tienes, o tenéis en el partido, muy clara sobre la lengua propia de La Franja —no digo zona oriental porque no es lo mismo—, puesto que lo repites por tres veces al menos: “Y no queremos que se llame catalán”, “no aceptamos que se denomine catalán” y “no tiene porque llamarse catalán”. ¿Qué pensarías de mi si te dijese?: no quiero que te llames María, no acepto que te llames María, no tienes porque llamarte María.  ¿Por qué te da miedo la palabra Franja?

¿Cómo puedes decir que la cooficialidad no es posible por no estar en el Estatuto de Aragón? Seamos serios. ¿Por qué no te preguntas sobre la inconstitucionalidad del Estatuto al hacer caso omiso del apartado 2º, del artículo 3º de la Constitución. Un incumplimiento de la Constitución lo haces servir para justificar el propio incumplimiento: la no cooficialidad. No me dirás que no es inconsistente tu razonamiento.

¿Qué tienen que ver los vecinos catalanes con la proposición de ley que habríais de tomar en consideración? Caña al mono que es de goma y lanzo la caña y a ver si pesco un voto más, ¿verdad? ¿Por qué no dejáis a los vecinos tranquilos y os dedicáis a lo vuestro? Flaco aragonesismo demostráis con vuestra actitud.

No puedo por menos que terminar con lo más inefable de tu intervención: “No queremos que en ningún caso se pueda dejar abierta la puerta que el Institut d’Estudis Catalans (Instituto de Estudios Catalanes, perdone señor presidente, para el acta)” O es una gracia que quisiste hacer, o de lo contrario, es una …(ponga el lector lo que crea conveniente), yo tengo un sustantivo que podría no gustarte demasiado, prefiero no escribirlo. Seguro que tampoco te debe gustar que la RAE se ocupe del castellano de Aragón. De no ser así, no te entiendo.

Podría decir tanto o más sobre lo que dijo el portavoz del PP, pero estoy convencido que de nada serviría. ¡Y tanto ruido e inconvenientes y falsos  razonamientos por un timorato proyecto de ley!

Nada más. Me alegraría de verdad que tu partido rectificase durante la tramitación de la ley, porque por el camino que habéis emprendido no pasareis a los anales de la ilustración aragonesa.

José Miguel Gracia Zapater”

PDH: Carta abierta012

Anuncis