Pongamos los pies sobre la tierra

(Publicat a “El Periódico de Aragón” avui dissabte 6 de Febrer)

Con este escrito rompo la promesa que me hice hace un tiempo de no escribir nada más sobre el conflicto de los bienes de las parroquias de La Franja, que están ahora, y desde hace cien años, en el “Museu de Lleida, Diocesà i Comarcal”, hasta tanto no sucediese algo importante respecto a la solución del problema. No me mueve otro objetivo que el deseo irrefrenable de intentar que se imponga la sensatez y se aleje la radicalidad de los posicionamientos, sobre todo teniendo en cuenta que a medida que pasa el tiempo no se avanza nada y pierde peso —sinceramente lo creo— la posición aragonesa, teórica y prácticamente. Desde siempre he mantenido con firmeza que la única salida del conflicto de raíces seculares, se ha de producir en una mesa de negociación, y ha de ser producto de la imaginación y del sentido de la responsabilidad. Hasta la fecha no he logrado que se hiciesen eco de mis escritos ningún medio de Zaragoza, eso sí, he tenido completa libertad de publicación en los dos periódicos de la provincia de Teruel. No espero demasiados frutos de mi más que modesto escrito, no obstante por intentarlo una vez más que no quede.

En tantas ocasiones como he podido he manifestado, y lo hago ahora de nuevo, que no se es más patriota, más aragonés quiero decir, obviando o despreciando las razones del contrario y enarbolando solo las propias, cuando uno atisba el peso de las del oponente. Actuando de esta forma, los aragoneses conciben falsas esperanzas, que con el tiempo se transforman en crispación, y se descuida irresponsablemente la búsqueda de razones que puedan enfrentarse a las del contrario. Aferrarse total y únicamente a las sentencias o decretos del Vaticano, podría ser un punto de partida, pero nada más. Habría que esforzarse en acumular pruebas y razones, ahora que el caso ya ha empezado el camino de los tribunales civiles españoles.

Me ha hecho mucha gracia lo declarado por el Presidente Marcelino Iglesias, refiriéndose a las declaraciones del obispo de Lérida, Joan Piris, en la vista previa del juicio civil que se celebrará en Lérida  para determinar la propiedad de los bienes: “Es insólito que un obispo no haga caso a Roma”. Y con sentido del humor, creo, se preguntaba si el obispo realmente formaba parte de la Iglesia Católica. No sé si se dió cuenta el Presidente que con su declaración ponía en evidencia el valor real de las sentencias vaticanas. ¿Acudiría gustoso y confiado el Presidente al Tribunal Vaticano para dirimir algún conflicto importante? ¿Quién me puede hablar de las garantías procesales de este tribunal? ¿De verdad, alguien puede pensar que un juez español puede conceder el exequátur que obligue a ejecutar la sentencia o los decretos vaticanos? Hay que ser realista y no poner todos los huevos en la misma cesta. Una cosa es ser obispo de Barbastro y otra muy diferente serlo de Lérida. ¿Cuántos kilos de documentos habrá acumulado ya este obispado? Y aquí en Aragón se acumulan, junto a una sola razón, demasiadas descalificaciones y reivindicaciones populistas. El obispo Joan Piris ahora declara que las obras fueron adquiridas de manera legítima por el obispo Meseguer, mañana dirá que son de Lérida. El derecho de usucapión emerge con fuerza. Parece que los abogados de la parte aragonesa son elegidos más por su anticatalanismo que por sus éxitos profesionales. Este es el camino perfecto que conduce a perder el pleito. Y el que lo pierda será porque no tenía razón o porque no supo defenderlo.

Repito una vez más y las que hiciere falta: todavía queda tiempo para negociar, pero no mucho, aprovéchenlo las partes. Con un acuerdo todos saldríamos ganando.

Los hombres cuando negocian ponen los pies sobre la tierra, son capaces de cuestionarse “su verdad”, se defienden del contrario y piensan en las razones que han de dar a los suyos para justificar el resultado de la negociación; en resumen, el sentido común y la razón práctica se imponen. Y esto vale para las dos partes.

José Miguel Gràcia

pdf de l’article

7 Respostes

  1. […] Pongamos los pies sobre la tierra Posted on 6 febrer, 2010 by graciaz […]

    • Y cual es la solución sensata?
      Personalment creo qe lo mas sensato seria no haber “creado esta problema”

      Si hay obras recogidad de los pueblos mas o menos cercanos , expuestas en un espacio abierto al público, …se puede,en todo caso hacer constar a que parroquia pertenecen, pero que mas da que este el museo en Aragon o Cataluña?

      Interese muy poco espirituales han levantado sta polvareda…

  2. Hola José Miguel
    Con un acuerdo saldría ganando Cataluña (como casi siempre en estos casos). Son obras del patrimonio cultural aragonés. Algunas veces tienes razón en cierto sentimiento anticatalanista, pero habría que pensar también, y meditar muy bien, si también hay ciertos sectores culturales y políticos catalanes que fomentan este anticatalanismo (o llámalo como quieras, muchas veces se confunde anticatalanismo con anti-pan-catalanismo, que no es lo mismo).
    En el Mas de las Matas siguen reclamando los papeles de Salamanca, por poner un ejemplo.
    Cataluña puede pactar y siempre gana porque el sistema electoral español así se lo permite. Muchas veces no se sabe muy bien por qué tanta queja.
    Es sólo una opinión.

    Un saludo y a cuidarse
    Víctor GUíu

    • Amigo Victor:
      Sin acuerdo lo perderá todo Aragón, mejor dicho el Museo de Barbastro. Es mi opinión, claro. La cuestión de la propiedad jurídica seguramente lo decidirán los tribunales civiles. ¿Y después qué?
      En cuanto a los otros temas que planteas, largo y tendido podríamos hablar. Seguro que en alguna ocasión podremos hacerlo. No me cabe la menor duda que llegaríamos a un entente, no obstante, si así no fuese, el solo disfrute de la dialéctica contigo sería más que suficiente.
      Comparar los papeles de Salamanca con los bienes en cuestión, no le hace ningún favor a Aragón.
      Sea lo que fuere, “una abraçada” y muchas gracias por tus opiniones.
      J M Gràcia

    • Víctor, Cataluña puede pactar porque tiene partidos propios y así lo decide. Aragón no puede pactar porque tiene partidos estatales.

      • ¿Y si Aragón dejase de pensar que sus enemigos están en Cataluña, y mirase más hacia el centro peninsular para descubrir algún amigo disfrazado?

  3. Gracias a ti.
    Un saludo y ya charraremos por el Bajo Aragón.
    Te envío también un enlace de nuestro espectáculo poético:
    http://laeuropadelaborigen.wordpress.com

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s

A %d bloguers els agrada això: