42.600 visites

Moltes gràcies amigues i amics que visiteu Lo Finestró! Les vostres visites arribaran a les 42.600 a final d’any. Vaig obrir el bloc a principis del 2008 i les xifres han evolucionat així:

Al 2008 van haver-hi 9.200 visites (amb una mitjana de 25 al dia i 767 al mes)

Al 2009 vam arribar a les 13.900 (amb una mitjana de 38 al dia i 1158 al mes)

I al 2010 es superaran les 19.500 (amb una mitjana de 54 al dia i 1625 al mes)

Si el vostre interès no decau seguiré amb Lo Finestró obert.

BON ANY!

Article al Diario de Teruel

L’article Estructura radial, estructura irracional publicat al Diario de Teruel el dia 28 de desembre:

I riu

Sorra als eixos,
pals a les rodes
i el camí ple d’aigüeres.

Sento que creixen les magnituds socials
en tant que un xarlatà s’enfaristola als enforcalls.
—No aneu per enllà, veniu per aquí!
i la massa no escolta, obeeix.
Que importa la mentida
si en la veritat ets inestable!

Sorra al fons,
pals que suren
i el camí ja és un riu.

Sorra,
pals
i riu.

Pitjor és l’acusació que l’insult

M’he adherit a la carta que Ramón Mur i José Ignacio Micolau han enviat al director de la revista “Barranfondo”  de la Torre de Vilella, protestant per l’acusació que contenia un article del número de juny d’aquest any 2010, dirigit a Artur Quintana.  En l’esmentat article, el senyor Martínez Fabón qualificava com a sicario a Artur Quintana. El diccionari de la RAE diu de la paraula sicario. (Del latin sicarius). Asesino asalariado. Al diccionari de l’IEC es diu de sicari sicària. Persona que segresta, reprimeix, tortura o mata per encàrrec d’algú. M’agradaria pensar que ha estat la ignorància envers el significat de la paraula i no la mala fe,  la que ha dirigit la mà del senyor Martínez Fabón

Si no es disculpa, pensarem que ha estat una acusació nauseabunda i de mala fe de debò.

Podeu llegir la carta aquí, o al bloc Entre páginas

Estructura radial, estructura irracional

(Article a publicar al Diario de Teruel)

“José Miguel Gracia*

Des de el siglo XVIII en que se tomó la decisión de crear la estructura radial de carreteras, pura decisión política y sin ningún criterio de desarrollo económico racional de este país, o siendo benevolentes, con un criterio equivocado, hasta el día de hoy  han prevalecido las decisiones políticas por encima de los criterios de desarrollo racional, respecto a las grandes inversiones en vías de comunicación. En la Puerta del Sol de Madrid está el kilómetro cero —ombligo del mundo, o al menos ombligo de España, dicen—, de donde parten todas las grandes vías, carreteras y ferrocarriles. Y otra gran decisión que también se tomó: para qué había de tener el ferrocarril español el mismo ancho de vía que el europeo, mejor aún, tenía que ser diferente, para imposibilitar la invasión de la piel de toro por vías ferroviarias. Doscientos años con la misma historia. Desde el kilómetro cero se predicaba y se predica que todo se ha hecho en aras de la integración y  cohesión de la Patria. ¡Que bien, la radialidad de la vías de comunicación facilita los viajes de todos los españoles hacia Madrid! ¡Qué idea tan magnífica! Agradecidos debiéramos estar todos hacia tanto desprendimiento y genialidad. Pero la cuestión es otra: ¿Por qué hubieron de viajar tanto los españoles a Madrid? ¿Por qué han de viajar tanto ahora? No se esfuercen, yo les contesto: porque es la capital de España —digamos para incordiar, la capital del Estado—,  porque es el centro del país, porque allí está el sancta sanctorum de las decisiones importantes, porque allí están las mejores influencias; en resumen, por pura obligación de una concepción centralista del Estado.

Las diferentes autonomías fueron absorbiendo competencias y más competencias, mientras tanto Madrid permanecía y permanece igual de centralista e impertérrito, con las mismas o parecidas estructuras ministeriales y los mismos organismos públicos. Las empresas siguen su ejemplo por puro mimetismo o por un calculado interés. Se produjo alguna pequeña descentralización, sí, pero fueron tan grandes los problemas y tantas las voces capitalinas que se alzaron, que todo proceso posterior quedó postergado. España se rompía y se rompe. Si hay estructuras duplicadas que se reduzcan las autonómicas, claman desde la Villa y Corte. El espíritu de la Constitución del 78 les trae sin cuidado.

Y ahora estamos con el AVE —desde hace unos cuantos años, claro— bien radial para no perder la costumbre. ¿Cómo se podría pensar en un AVE que no saliese de  Madrid? España tendrá más kilómetros de AVE que ningún otro país de Europa, o incluso más que ningún otro del mundo. ¿Por qué será? ¿Cuántos millones cuesta cada kilómetro de AVE? ¿No sería más rentable que una gran parte de la inversión del AVE se hubiese dedicado a otros medios de transporte? ¿Es lógico que nuestro transporte de mercaderías por ferrocarril sea tan reducido, tan poco racional y tan poco eficaz?

Con motivo de la inauguración del AVE Madrid-Valencia, he oído más de un comentario que tiene su gracia: las ciudades en donde tiene parada el AVE se verán beneficiadas ante la posible decisión de que algunos madrileños puedan fijar su residencia en estas ciudades y seguir con su trabajo en la capital. O sea —esto lo digo yo­— los problemas de aglomeración que produjo la radialidad centralista, ahora otra radialidad, el AVE, podrá corregirla. La misma dinámica de siempre: radialidad centralista y todo radialidad.

Todo lo que he dicho no deja de ser una fruslería ante la grave deficiencia de  estructuras viarias en forma de red y vertebradoras de las grandes áreas económicas, ya que una cosa es el desplazamiento de personas y otra muy distinta el transporte de mercancías. Citaré unas cuantas deficiencias: no sabemos ni cuando ni como se proyectará el corredor mediterráneo, la gran línea férrea desde Andalucía hasta Cataluña y Francia, dedicada al transporte de mercaderías, tan necesaria como increíble su inexistencia.

Donde está el corredor norte de España, eje vertebrador desde Galicia al País Vasco.

Y qué me dicen ustedes del eje desde el Norte al Mediterráneo. Y el de Galicia a Andalucía  por Extremadura… O el de Valencia a Extremadura y Portugal. También un eje central de los Pirineos, ¿por qué no? Como pueden ver, nada de nada, claro, como responden a una estructura  reticular y no tienen su origen en Madrid… En mi opinión sobran muchos kilómetros de carreteras  en este país nuestro, por duplicidad, porque no van a ninguna parte o porque van a donde no se necesitan. Como el dinero es una mercancía escasa, o sobra AVE, o sobran aeropuertos.

Les propongo un pequeño ejercicio: busquen un compás, tomen como centro Madrid y tracen una circunferencia de un radio de más o menos cien kilómetros. Sumen después todos los kilómetros de autovías o autopistas, ferrocarril y en especial las del AVE, presente y en construcción, de todo el círculo, y después comparen el área con cualquiera otra del resto de España, o traten de hallar un área similar en el mundo. Si la encuentran, avísenme, por favor.

Para acabar, permítanme un festivo replanteamiento del pasado: si se hubiese construido Madrid en el cabo Finisterre, o en el cabo de Trafalgar, o en el cabo de Creus, ahora no superaría el cuarto de millón de habitantes, y como máximo, los kilómetros de AVE serían la cuarta parte. El mar y las inclemencias del tiempo hubiesen impedido la radialidad.

¡Felices Fiestas, ciudadanos radiados o radiales!

*Economista”

BONES FESTES

Amigues i amics que visiteu “Lo finestró del Gràcia” us desitjo:


Mercè Llop guanya el Guillem Nicolau

Mercè Llop Alfonso (Nonasp) ha guanyat el premi Guillem Nicolau d’aquest any, amb la novel·la Ressò en l’obscuritat, “per la cohesió de la seua estructura narrativa que permet donar a conèixer una àmplia gamma de personatges i pel fet de plasmar l’energia humana com a font de curació a través de l’espiritualitat”. Mercè Llop  és llicenciada en Filosofia i Ciències de l’Educació, professora d’educació primària a Saragossa, col·laboradora de Temps de Franja, ha publicat diversos poemes en volums col·lectius i té poemaris pendents de publicar. És sòcia d’ASCUMA.