No lo puedo entender

(Article que em publica avui el Diario de Teruel)

                                                                                          ” José Miguel Gràcia*

         El Tribunal Supremo ha prohibido a las 254 candidaturas de Bildu que se presenten a las elecciones porque están contaminadas por personas procedentes de Batasuna, partido declarado ilegal. Primera cosa que no entiendo: que nueve magistrados han votado a favor de la prohibición y siete en contra, prácticamente se reprodujo la misma fractura que en el caso de Sortu.  Estas decisiones se deberían tomar por unanimidad. ¿No? Piensen sino, que una cosa puede ser legal o ilegal a la vez, según el magistrado que lo juzgue, a la vista de los resultados. Este tipo de sentencias dan poca seguridad jurídica. Así lo pienso.

        Si el Tribunal averiguó que hay personas que producen la contaminación de las candidaturas, ¿no sería más lógico proceder a la eliminación de estas personas de dichas candidaturas? Al resto de candidatos de los grupos Eusko Alkartasuna y Alternatiba, perfectamente legales y democráticos, se les está privando de uno de los derechos democráticos más importantes y fundamentales al no poder concurrir a las elecciones. ¿Pueden ser válidas unas elecciones bajo estos supuestos? Estiremos un poco más el razonamiento: si una persona contamina una candidatura por entender que tiene relación con Herri Batasuna y ésta con ETA —o pudieran ser lo mismo según se viene diciendo—, ¿no se le puede juzgar por estos hechos, que nueve señores Magistrados de TS los consideran tan graves como para invalidar una candidatura? ¿Si así no se hace, o la Fiscalía hace dejación de sus funciones o no hay pruebas de la pertenencia a HB/ETA? ¿Por qué no impugnó las candidaturas el Partido Popular? No lo entiendo.

        Si se tienen sospechas de que algunas personas pudieran incurrir en actos violentos, o de cooperación con el terrorismo o actos de terrorismo puro y duro, siendo o no miembros de alguna corporación vasca o navarra, bien pudieran ser observados, por mandato judicial, y caso de incurrir en algún hecho punible que todo el peso de la ley recayese sobre ellos. No entiendo que no sea así. Claro que, no es lo mismo manifestarse a favor de la independencia, participar en actos de “kale borroka” o tomar las pistolas o colocar bombas.

         Es posible que algún lector este pensando que mis dudas quedan bien resueltas a través de la Ley de Partidos Políticos. Y como esta Ley está dando tan buenos resultados… No sé si esta Ley ha contribuido mucho o poco a la detención de etarras últimamente, lo que sí es evidente los avances en este sentido, producto de una gran actuación de la policía, de la guardia civil, de la ertzaintza; una gran colaboración de la policía francesa y del Presidente francés y su gobierno, la disposición del Gobierno vasco, la eficacia del ministro Rubalcaba, y todo el Gobierno con su Presidente. Mejor que nunca. No entiendo como el Partido Socialista y el Gobierno  no utilizan esta realidad para publicitar los éxitos que están bien a la vista y atribuyen a la Ley de Partidos  la gran parte del éxito, tal como lo hace el Partido Popular. No lo entiendo.

        Cuantas veces no se habrá dicho que el mundo abertzale debería dar muestras de alejarse del terrorismo y de ETA, que la sociedad sería comprensiva y hasta tolerante, y ahora que lo hacen se les aparta del proceso de normalización democrática. ¿No estarían más controlados actuando dentro de las instituciones democráticas que fuera de ellas? No lo entiendo.

        No quisiera dudar, no puedo dudar de la imposibilidad de influir en las sentencias de los señores jueces y tribunales, pero no me negarán ustedes los intentos de los partidos políticos —ninguno más que el PP—, y de algunos medios de comunicación, en hacerlo privada y públicamente, por todos los medios y bajo todos los supuestos. Debo tener mis dudas por que no lo entiendo.

        Hago todo lo posible por no pensar que no se ilegaliza por haber cometido algún delito, sino porque pueda ser delito pensar de una determinada manera. Que quede bien claro, por si alguno pudiera pensar lo contrario, que estoy en contra de toda violencia, provenga de ETA o de quien sea, y que una de las cosas que me parecen más abyectas son los crímenes y las extorsiones terroristas. Pero sobre todo, me gustaría evitar las futuras muertes, extorsiones y violencia, y aborrezco la incalificable utilización de las víctimas. Tantas y tantas cosas al respecto no entiendo…!

        Por no entender, no entiendo la Ley de Partidos, y además no me gusta.

        Y ahora le toca el turno al Tribunal Constitucional.

                                                                                                                *Escritor”

Diario de Teruel

Anuncis