Cara a cara y no debate

(Publicat ahir al Diario de Teruel)

                                                                                                   ” José Miguel Gràcia

         En el cara a cara, que no debate, de Rajoy-Rubalcaba, moderado y cronometrado por el periodista Manuel Campo Vidal, faltaba una silla, mejor dicho, una silla ocupada por un personaje fundamental: la señora Merkel (no creo necesario al señor Sarkozy, dado que bastantes problemas tiene y tendrá en su país). Hablar de economía en general, de crecimiento económico, del paro, de la deuda pública, de los recortes, sin tener en cuenta lo que la UE, entiéndase la señora Merkel, dirá que hay que hacer o no hacer, es un ejercicio de buena voluntad en el mejor de los casos. Para ser considerado debate de verdad, faltaban otros representantes de partidos políticos en la mesa, o más debates, pero este es otro cantar.

        Todo estaba escrito sobre el resultado de las elecciones, al parecer, antes del cara a cara y casi todo está reescrito después de él. Rajoy se atrincheró en el pasado y en la pésima situación económica en que estamos inmersos —paro, déficit y deuda—, para cuya salida basta con que gane las elecciones el PP. Para qué hablar de medidas concretas, no sea cosa que su impopularidad le hiciese perder algún voto. Buena administración y buena administración, léanse austeridad y más recortes. Rubalcaba dejó caer algunas medidas concretas y trató insistentemente de recabar sin éxito las de Rajoy. Claro, como no estaba la señora Merkel, nos quedamos sin saber cual era la opinión de la UE. Mal hicieron los candidatos en no poner sobre la mesa el papel de Europa en esta crisis y su solución, aunque poco éxito debemos esperar de sus actuaciones, si no se producen cambios, dadas las experiencias de Irlanda, Portugal, Grecia, Italia y lo que vendrá. Una moneda única sin un auténtico Banco Central Europeo, sin unos bonos europeos y sin una mayor integración fiscal, sirve para lo que sirve.

        Me interesó muchísimo la medida o propuesta de Rubalcaba para intentar la ampliación del periodo de ajuste del déficit en un par de años. A mi modo de ver es de lo más importante que se dijo en el cara a cara, aunque, eso sí, Rubalcaba se quedo corto en la ampliación. Todo lo que no sean cinco o más años… ¡Cómo vamos a generar empleo con unos ajustes tan fuertes en un período de tiempo tan corto! Recortamos de golpe los gastos, no generamos más ingresos, disminuye el consumo, más gente al paro y el déficit a corto o medio plazo puede seguir igual o los ciudadanos devengarán más pobres. Y sigue la espiral.

        Mis temores, más allá de lo económico y por el hecho de ganar uno u otro las elecciones, se encaminan hacia la pérdida o no de tantos derechos sociales e individuales que tanto nos ha costado alcanzar. ¿Qué pasará con las leyes que regulan el aborto, la protección social, la igualdad entre sexos, la memoria histórica, la laicidad del Estado —lejos aún de ser completa? Y más importante aún, qué será de la enseñanza y sanidad públicas, ¿se optará por el camino de la progresiva privatización? Cómo actuará el ganador de las elecciones respecto la objetividad de los medios públicos de comunicación? ¿Recuerda el lector los tiempos de los telediarios de Urdaci? ¿Y qué me dicen de los ejemplos paradigmáticos de lo que no debe ser una televisión pública autonómica? Léase Tele Madrid o Canal 9.

        Me hubiese gustado que hubieran debatido sobre la composición del Estado Autonómico. ¿Qué piensan de su financiación? ¿Quién es más partidario de la recentralización o de la descentralización?  Y el edulcorado final sobre ETA me sobraba. O se apuntan las preferencias de cada uno para su definitiva disolución, con negociación o lo que sea, o mejor callarse. Creo que somos ya mayorcitos para entender las cosas. Ahora les toca a los ciudadanos llenar o no las urnas.”

pdf de l’article

Anuncis

Una resposta

  1. Ni una paraula de la corrupció; ni una paraula sobre l’acumulació de càrrecs amb sou per parts de nombrosos polítics; ni concreció sobre el sostre de dèficit ni de com es podrà pagar el dèficit de les institucions i al mateix temps no superar un sostre d’endeudament. En definitiva, un fàstic, una mena de debat de tràmit i prou.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: