Cortos de vista o de entendimiento

cortos de inteligencia

(Article publicat al Diario de Teruel. El diari ha reduït a una pàgina l’opinió, la qual cosa fa que els articles entrin en un procés d’espera, selecció i control més llarg que abans)

                                                                                                      “José Miguel Gràcia*

Tiempos de profunda crisis, de la economía, de las instituciones, de la estructura territorial, de la moral ciudadana y de lo que ustedes quieran; el solar español es amplio.

Abundan por doquier los análisis parciales de la crisis y sus consecuencias, pero desgraciadamente escasean las medidas racionales que políticos, economistas. técnicos y comentaristas mediáticos —pocos, pero omnipresentes en todos los medios— lanzan en sus permanentes y encendidos falsos debates.  Casi todos caen en los mismos tópicos, y lo que es peor, las medidas que proponen suelen ser parciales, unilaterales y cortoplacistas. En el fondo no nos damos cuenta, o no queremos darnos cuenta, que nuestro modelo económico hace aguas por todas partes, que nuestras instituciones no se arreglan con más “transición” y que la desafección territorial no aminorará blandiendo la Constitución.

Sobre la parcialidad y, en la mayoría de las veces, inutilidad de los remedios que se aplican, me limitaré a darles unos cuantos ejemplos. Las medidas para disminuir el déficit público se basan en la reducción de gastos —la mayor parte de ellos suelen ser gastos de personal— sin tener en cuenta que el despido o la no renovación de un contrato en una institución, o la cancelación de un servicio externo, produce un incremento indirecto, pero inmediato de gasto público. Más concretamente, si una institución reduce cien unidades de gasto, puede que la suma del subsidio del paro, la pérdida de las aportaciones a la Seguridad Social, el incremento de las ayudas sociales, la pérdida de impuestos de la renta y del IVA por menor consumo, se acerquen a cien, o incluso lo superen. El efecto desmultiplicador puede ser catastrófico. Toda reducción de gastos de personal debería llevar implícito el estudio cuantificado de sus efectos inversos. Si las reducciones se practican en sanidad y enseñanza sus efectos son imprevisibles a medio y largo plazo.

Detengámonos en la corrupción, tan presente en estos momentos. Todos los ojos están puestos en los políticos como gestores públicos y en los partidos. Hay que hacer un pacto y más leyes contra la corrupción, se han de implementar todas la medidas posibles a favor de la transparencia, hay que implantar más controles, se repite constantemente. No seré yo quien diga lo contrario, aunque me llama la atención que nadie se acuerda de los corruptores, empresarios y promotores de la construcción, especuladores y ciudadanos colaboradores. Lo que si tengo claro es que de corruptores hay más número que de corruptos, lo cual no quita para que haya que aplicar la ley a fondo contra estos últimos. Curiosamente nos ocupamos del tema de la corrupción cuando puede que sea mínima por falta de materia prima, es decir, por la desaparición de la burbuja inmobiliaria. ¿Por qué no lo hicimos antes?

Se aprueba una reforma laboral que el primero de sus efectos reales es el aumento del paro, y además así se dice. ¿No es descorazonador?

Se pide un gran acuerdo entre todas las fuerzas política para salir de la crisis, sin pensar que tal cosa acabaría con la oposición, tan necesaria en un Estado democrático. ¿Qué es la democracia sin contraste de ideas? ¿Es que nos agrada el pensamiento único?

Todo el mundo defiende las ventajas de unos intereses bajos para el desarrollo y la inversión, pero nadie se acuerda de que uno de los factores de la formación de la burbuja inmobiliaria fueron las bajas tasas de interés. Unos intereses bajos favorecen también los movimientos financieros especulativos a corto plazo, tan lesivos para la economía real. ¿Qué poder real tienen los estados cuando es completamente libre el capital?

Se proclama la globalización como uno de los factores del desarrollo mundial, pero nadie o casi nadie alerta de sus peligros en cuanto a la libertad absoluta de movimientos de capital, cuya regulación es tan necesaria. De la tasa Tobin se habla de cuando en cuando, pero ¿algún gobierno, la UE, los EEUU o alguna otra organización mundial han hecho algo serio para su implantación? Para algunos ya les están bien las cosas así, otros no se atreven a plantear el cambio y el resto ni lo piensa. Y España en el furgón de cola.

De todo lo que he dicho y de muchas cosas más se puede inferir la cortedad de vista y la falta de entendimiento de nuestra sociedad. Solo un gran cambio económico, social y de pensamiento puede poner freno a la gran caída por la pendiente sin fondo.

                                                                                                  *Economista y escritor ”

Anuncis

Una resposta

  1. Molt bona reflexió.
    El model de Puerto Venecia “+ de lo mismo”, Gran Escala “+ de lo mismo”, Eurovegas “+ de lo mismo”,…etc.
    No dic de seguir el model de La Serra; a Licantropia la iaia del Llorenç li diu: “a la Serra un cuixot de pernil passe per totes les cases del poble” , entre altres coses per que no seria viable implantar-ho: ens tirarien el cuixot al cap a la segona casa.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: