Ni brotes verdes, ni año puente

hacia el abismo

(Article publicat al Diario de Teruel el 5 d’abril del 2013)

  “José Miguel Gràcia*

Miles y miles de páginas de periódicos se han escrito, y muchísimas horas de los medios radiofónicos y televisivos se han dedicado a criticar la tardanza de Rodríguez Zapatero en el reconocimiento de la crisis económica. Que hubo tardanza, por incapacidad de previsión o por no crear alarmismo, nadie lo puede dudar, pero que casi nadie previó, en aquellos momentos, su gran impacto es igualmente verdad. Ahora surgen, como setas en bosques húmedos, todos los “sabios” que lo habían previsto. El que quiera creérselo que se lo crea, yo no. Sobre el particular, quisiera indicar que yo había escrito más de una vez que la burbuja inmobiliaria algún día tendría que explotar, lo cual no me proporcionó demasiadas alabanzas ni reconocimientos. Desgraciadamente lo pasado, pasado está. El presente y el futuro es lo importante. Hablar permanentemente de la mala herencia es el recurso de los malos administradores y el culpar a los otros tiene plazo de vencimiento.

La situación económica de España, en estos momentos, ha llegado a un grado de deterioro tal, que ni los más pesimistas pudieron nunca preveer. Nos guste o no, la economía española ha entrado en estado de emergencia. Este año el PIB puede caer más del 1,5 % y el paro sobrepasará el 27 %.  El déficit del sector público del pasado año rozó el 7 % sin incluir las ayudas a los bancos. Cualquier estimación para este año que rebaje —¡y a qué precio! —la cifra del 2012, es poco creíble. ¿Hacen falta más pruebas para demostrar que los recortes brutales de gastos, el cercenamiento de los derechos laborales y el Estado del bienestar son incompatibles con el crecimiento económico?  La infernal espiral de la deflación es la consecuencia de tales medidas.

¿Y qué hacen o qué nos dicen el Sr. Rajoy, el Gobierno y el Partido Popular? Nos recalcan permanentemente que los sacrificios eran necesarios y que han producido ya efectos muy positivos, o en todo caso, los van a empezar a producir el próximo año.  Todo es una fábula por no decir una inconscienciencia producto del partidismo, o una mentira.  Tanto criticar los brotes verdes de Rodriguez Zapatero y ahora nos hablan de año puente, refiriéndose al 2013 (lo repetiran el 2014). ¿Cómo se atreven a hablarnos de un año de estabilidad cuando el paro se puede incrementar en un millón de personas en un año y medio?  La sociedad española debe saber la verdad por dura que ésta sea. Las medidas que se han tomado para superar la crisis han resultado ser un estruendoso fracaso. La sociedad pide que los partidos políticos se pongan de acuerdo, y yo me pregunto: ¿para què? ¿Para aplicar las mismas medidas con el consenso de los dos grandes partidos? ¿Para seguir a pies juntillas y de la mano el camino hacia el abismo?  Precisamente se necesita todo lo contrario. La oposición debe criticar de forma razonada, pero lo más descarnada posible, las políticas del Gobierno y sus trágicas consecuencias, y proponer nuevas políticas, incluso aquellas que impliquen grandes cambios en el modelo económico. Esperar ayudas o soluciones desde Europa es una quimera. Me atrevería a decir que se necesitan tantos cambios en la UE como en España. Lo triste es que nosotros clamamos desde las profundidades del pozo y solo su eco llega a la superficie.

¿Qué hará la ciudadanía en un futuro no demasiado lejano? ¿Recuerda el lector cuando se decía que la burbuja inmobilaria no explotaría nunca? En su día apareció el movimiente del 15M, después las Mareas Verdes y Blancas. También la Plataforma de Afectados por las Hipotecas (PAH) y las Plataformas de Afectados por las Preferentes. Recientemente ha aparecido el movimiento de los Escraches. ¿Llegaremos al 30 % de parados sin un gran movimiento popular de protesta generalizada? Puede tardar, pero llegará. Los “sabios” dirán que lo habían anunciado.

No deberia transcurrir ni un día más sin que el Sr. Rajoy se presente ante el pueblo español, en un pleno extraordinario de las Cortes, para manifestar la cruda realidad económica de nuestro país, pedir disculpas, mejor perdón, por el incumplimiento total de su programa electoral y para plantear un programa global con objetivos, fechas y compromisos de dejar el poder en caso de no cumplimiento. La oposición debería volcarse en una más que durísima crítica, pero aportando una alternativa creíble y coherente para salir de la crisis. Caso de no tenerla, mal futuro tendrá este país.

Si a la crisis económica añadimos los casos de corrupción, la crisis de las altas instituciones, el descrédito internacional de España y el libérrimo poder de los mercados financieros internacionales, el estallido social se va acercando día a día. Si algo me faltaba para acabar el artículo, acabo de ver en el N. Y. Times este comentario: “En España casi todas las instituciones públicas son corruptas”. Me gustaría escribir más esperanzadamente.

                                                                                  *Economista y escritor”

pdf de l’artícle

Advertisements

Una resposta

  1. Molt d’acord, José Miguel. Encara no entenc com no hi ha gent desesperada que crema bancs, apallisa banquers, polítics insensibles i demés fauna que ens domina. Si no s’espabilen aviat, no crec que trigui gaire a passar,tot això. La Jungla del capital produeix feres…

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: